Desde su apertura ya hace más de tres años, han pasado por la escuela alumnos de más de 60 nacionalidades distintas, muchos de ellos con culturas diferentes, pero con un propósito común, aprender a cocinar una auténtica Paella Valenciana.

La Escuela de Arroces y Paella Valenciana siempre ha tenido claro su objetivo principal, divulgar la cultura gastronómica valenciana, en particular el plato estrella, la Paella Valenciana, que durante muchos años ha sido maltratada con fines turísticos y lucrativos. Por ello, nosotros intentamos dar una vuelta de tuerca al problema, y decidimos aprovechar ese tirón turístico para fomentar una receta tradicional y auténtica.

En agosto de 2013 empieza a germinar la idea de crear una actividad lúdico-gastronómica en la ciudad de Valencia para poder ofrecer a todo el mundo el experimentar de primera mano el ritual valenciano de la Paella, especialmente a aquellos que nos visitan desde fuera de nuestra tierra. No solo comer una buena (y auténtica) Paella, sino experimentar y aprender a comprar los ingredientes necesarios. El, cómo, el cuánto y el por qué.

La idea se materializó abriendo la primera escuela en marzo del 2014. Como todos los proyectos sólidos, este ha ido creciendo lentamente, dándose a conocer de forma constante y sin pausa consiguiendo una excelente reputación gracias al boca a boca, a la difusión desinteresada de los medios de comunicación tradicionales y nuestra gran labor y dedicación en los nuevos medios online.

La gran acogida de la iniciativa y la creciente demanda nos llevó a dar el salto a los dos años del inicio, en marzo del 2016, inaugurando la segunda Escuela de Arroces y Paella Valenciana. Más capacidad y mejores instalaciones en la Calle Obispo Don Jerónimo en Valencia.

Fruto de esta dedicación e ilusión podemos decir orgullosos que hemos logrado que en febrero de 2017 más de 5000 alumnos han vuelto a sus lugares de origen conociendo lo que es la verdadera Paella Valenciana, convirtiéndose todos ellos en verdaderos embajadores de la Paella en todo el mundo.

Gracias a todo el equipo de la Escuela de Arroces y Paellas por hacerlo posible con su dedicación, y gracias a todos y cada uno de los alumnos que han salido de la Escuela con una sonrisa.