Ayer día 12 de junio fue un día especial, se celebraron los Premios de la Hostelería Valenciana 2018, organizados por la Federación Empresarial de Hostelería de Valencia (FEHV), que escogió el magnífico Teatro “El Musical” en el Cabanyal, uno de los barrios más emblemáticos e históricos de Valencia. Y en un lugar tan típico valenciano la Escuela recibió el “PREMIO A LA PROMOCIÓN DE LOS PRODUCTOS VALENCIANOS”. La labor acometida por la escuela ha sido la de diseñar y crear una experiencia integral alrededor de La Paella como resultado de la fusión de toda la tradición cultural, agrícola y productos gastronómicos, con la capacidad de crear un servicio que pudiera incorporarse al mercado turístico y difundir así dichos valores.

La procedencia de los productos y equipamiento es vital para nosotros, siempre buscando la máxima calidad y de acuerdo con la filosofía de km 0 y de apoyo al comercio tradicional valenciano.

El principal logro de La Escuela ha sido la de aportar un enfoque innovador en la puesta en valor de las excelencias y potencial de la Paella Valenciana. Por todo esto y sobretodo por el gran trabajo de todo el equipo hemos logrado obtener este premio.

Queremos agradecer y compartir este premio con nuestros colaboradores: Arroz Dacsa como patrocinador oficial y principal apoyo en esta aventura, a la Fundación Turismo Valencia con su apoyo constante, a los queridos compañeros del Mercado Central que con sus productos frescos dan el toque de calidad a nuestros cursos, en especial a Domingo de La Parada de las Especias, a La Casona de Teresa, Verduras Folgado y Javier Rentero. También a Original Paella y Flames Valencia que aportan el material necesario para cocinar con garantías, por supuesto a la FEHV por valorar nuestra labor, a Dascosa por proveernos con los mejores vinos, a Pequeños Caprichos por su fantástico merchandising y por último, el trabajo de todos aquellos que han pasado por la Escuela, profesionales que son y han sido parte de nuestro equipo: José Manuel Benito y Alberto Castelló al frente del proyecto, Pepe Fortea y Carolina Miñana a los fogones y María Bardi, Elena Pardo y Diana Ivascau traduciendo y atendiendo con mimo a los alumnos. Y no menos importantes son Isabel Benedicto y Andreu Jorques en la parte menos visible pero imprescindible.

Asimismo es de justicia dedicar una mención especial a Jaime Cros, uno de los tres socios fundadores, que recientemente dejó la Escuela en lo más alto para retirarse de la primera línea y obtener un merecidísimo descanso.

La Escuela de Arroces y Paella Valencia día a día sigue con su labor, es un compromiso que tenemos claro, ofrecer una experiencia única en Valencia y España, con total respeto a la tradición gastronómica valenciana, ofreciendo las mayores garantías de calidad y seguridad y fieles a los principios que nos han llevado a tener más de 13.000 alumnos desde 2014 y ser actualmente la actividad ocio-gastronómica mejor valorada de Valencia en RRSS.